Compliance

La Facturación Electrónica en Italia

Facturación Electrónica Italia

Italia es uno de los países europeos más comprometidos con la innovación y transformación digital de la administración pública. Fue uno de los primeros en fomentar la factura electrónica y a día de hoy, es el primer y único estado de la Unión, donde su uso es obligatorio tanto en ámbito público como privado, algo insólito en el contexto jurídico europeo, pues la normativa europea, sólo permite la obligatoriedad de la facturación electrónica en el ámbito B2G. Para lograr hacer extensiva esta exigencia al sector privado, fue necesaria la aprobación del Parlamento Europeo.

Fruto de la consolidación de la e-factura, el sistema se encuentra en constante evolución gracias a la inclusión de mejoras y cambios que se traducen en un mayor alcance en la digitalización del gobierno.

Tabla de contenidos [Ocultar]

Factura electrónica B2G

Con el objetivo de promover el comercio transfronterizo, desde el 2014, la facturación electrónica B2G está regulada por la Unión Europea a través de la Directiva 2014/55/UE “Relativa a la facturación electrónica en la contratación pública”. En ella, se establece que todas las administraciones públicas deben ser capaces de gestionar facturas electrónicas. Para cumplir con la Directiva, los estados miembros han realizado las transposiciones correspondientes en su legislación.

La República Italiana realizó su transposición a través del Decreto nº148/2018.  Sin embargo, el empleo de facturas electrónicas en la región es muy anterior a la legislación comunitaria. La primera ley referente a su uso se remonta a 2007 (artículo 1, párrafos del 209 a 213, de la ley 24 diciembre 2007, n. 244), convirtiendo a Italia en uno de los estados pioneros en fiscalización electrónica.

e-Procurement en el sistema sanitario público

El último proyecto de e-Government iniciado por el gobierno ha sido el Nodo Smistamento Ordini (NSO) para el intercambio electrónico de pedidos electrónicos entre los servicios sanitarios del SSN y sus proveedores.

 

Factura electrónica B2B / B2C

Igual que en el ámbito público, la e-factura entre empresas privadas también está supeditada a la legislación europea. En este caso, se trata de la Directiva 2010/45/UE “Relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido” que modifica la Directiva 2006/112/CE, creada para mejorar el funcionamiento del mercado interior y favorecer la interoperabilidad entre los estados miembros.

Esta Directiva establece que el uso de la factura electrónica está condicionada a la aceptación del destinatario. Por lo que Italia necesitó la aprobación de una excepción por parte del Consejo Europeo para poder exigir su uso sin la necesidad de la aprobación del receptor.

La excepción se materializó en 2018 a través de la Decisión de Ejecución (UE) 2018/593, gracias a la cual el Gobierno italiano pudo hacer imperativa la facturación electrónica en el sector B2B. 

En ámbito B2C (“Business to Consumer”) las empresas están obligadas a emitir factura electrónica en todos los casos en los que el consumidor privado le solicite la factura.

Facturas electrónicas extranjeras - Esterometro

Al sistema de declaración fiscal de facturas extranjeras se le llama ”Esterometro”. Las facturas extranjeras recibidas y enviadas por las empresas italianas deben ser declaradas a la Agenzia delle Entrate a través del documento Trasmissione Dati Fatture – TDF.

Sin embargo, está previsto que este sistema sea sustituido a partir de enero de 2022. De modo que la declaración de los datos de IVA se hará utilizando el formato de la factura electrónica transmitido al “Sistema di Interscambio”.

Sistema di Interscambio (SdI)

El sistema de facturación italiano recibe el nombre de Sistema di Interscambio (SdI) y está gestionado por la Agenzia delle Entrate, autoridad fiscal de Italia.

El SdI sigue un modelo de e-Invoicing centralizado de validación previa. Todas las facturas electrónicas tanto B2B, B2C como B2G deben ser enviadas a la plataforma central del gobierno para su aprobación y envío a los destinatarios.

Características de la factura electrónica italiana FatturaPA

La factura electrónica italiana se denomina FatturaPA y ha sido recientemente regulada por el Provvedimento 30/04/2018, su Anexo técnico y sus posteriores actualizaciones.

Formato de la FatturaPA

Se trata de un formato XML definido por la Agencia Tributaria italiana.

Almacenamiento

El almacenamiento de los documentos electrónicos viene regulado según la normativa italiana de Conservazione Elettronica/Sostitutiva. Las facturas electrónicas tanto B2B. B2C como B2G, deben ser preservadas durante 10 años, garantizando la integridad, autenticidad y legibilidad a lo largo del tiempo, para lo que se exige la firma electrónica y sello del tiempo electrónico.

Italia, pionero en la implementación de facturación electrónica B2B

La apuesta por la facturación electrónica le ha traído grandes beneficios al gobierno italiano. El último informe de la Comisión Europea “Updated Benefits Analysis on the implementation of Directive 2014/55/EU”, señala que en 2019 fueron ahorrados 1.100M€ sólo en el sector público.

En el primer año de la masificación de la factura electrónica reportó a las arcas del estado 3.500M€. Los buenos resultados de la digitalización del sistema fiscal gracias al empleo de la factura electrónica, ha servido de inspiración para otros países, que han comenzado a desarrollar sus propios sistemas de facturación electrónica imitando el modelo del SdI. Es el caso de países como Francia, Albania o Polonia.

¿Le gustaría saber más?

Solicite información

También puede estar interesado en leer sobre...

Cómo funciona el nuevo sistema de e-Reporting en Francia

Todas las claves sobre el eReporting, el nuevo sistema de reporte electrónico de información fiscal y contable en Francia.

¿Cómo funciona la declaración SAFT en Rumanía?

Desde 2022 todas las empresas en Rumania deberán declarar su información fiscal de forma electrónica través de SAF-T.

La factura electrónica en Tanzania

Claves sobre el nuevo sistema de facturación electrónica VFD - Virtual Fiscal Device implementado en Tanzania.