Compliance,  Factura electrónica

Compliance Roadmap EEUU 2021

roadmap compliance region eeuu

Estados Unidos es uno de los países más digitalizados del mundo. No en valde, es donde ha nacido la digitalización. Cuna de Internet, ha visto nacer la mayor parte de las nuevas tecnologías de la información que actualmente son utilizadas por las empresas y gobiernos de todo el mundo.

Las empresas norteamericanas están firmemente comprometidas con la innovación y la transformación digital. Lo que se traduce en la inversión continua en la implementación de nuevas tecnologías que ayuden optimizar sus negocios. Una tendencia que continuará durante este año tal y como señala Robert Gallo, EDICOM’S US Sales Manager: “A pesar de que los beneficios de la digitalización de los procesos comerciales son conocidos en los EE. UU y la transformación está en marcha, todavía hay un espacio significativo para el crecimiento. Incluso sin el apoyo del gobierno, como vemos en Europa, LATAM y Asia, se espera que el mercado de la digitalización de procesos comerciales en los EE. UU alcance los $ 757.63 mil millones para 2025. Se espera que esto sea impulsado por la inversión en nuevas tecnologías como la inteligencia artificial y el learning machine. Además, muchas empresas (especialmente PYMES) todavía tienen la oportunidad de aprovechar los procesos de digitalización más tradicionales como la automatización OTC y P2P, la implementación de ERP y CRM en la nube y la adopción de softwares de firma digital”.

A nivel compliance, a pesar de que el uso de las nuevas tecnologías está muy extendido tanto en el ámbito empresarial como institucional, a diferencia de Europa o Latinoamérica, no existe ningún tipo de estandarización en lo que respecta al intercambio electrónico de información B2B2G. Esto se debe a las propias características del sistema tributario de los Estados Unidos, que está totalmente descentralizado, existiendo diferentes leyes fiscales según la jurisdicción de los impuestos de cada estado. Lo que se traduce, en un complejo entramado de modelos tributarios con sus respectivos sistemas de declaración de impuestos.

Actualmente existen varias iniciativas dirigidas a simplificar el actual sistema a través de la estandarización de la factura electrónica. En este sentido, cabe destacar el proyecto de la organización Business Payments Coalition. La BPC está trabajando en la creación de un modelo normalizado de factura electrónica y el desarrollo de una red de intercambio de documentos similar a la desarrollada en otras regiones. No obstante, “El futuro de esta plataforma aún se desconoce. No habrá ninguna obligación gubernamental para adoptar el modelo, como hemos visto realizado con éxito en otros países desarrollados. En su lugar, las partes interesadas junto con los centros de decisión empresarial deberán impulsar la adopción. Lo que es seguro es que, si se adopta, el modelo reducirá la complejidad de la facturación para las empresas en los EE. UU, al permitirles aprovechar un enfoque estandarizado con proveedores y clientes.” Asevera Gallo.

Ante la inexistencia de una ley estatal de facturación electrónica B2G, algunas agencias gubernamentales han tomado la iniciativa y ya exigen a sus proveedores el uso de facturas electrónicas, habilitando sus propias infraestructuras de telecomunicaciones y estándares como los portales Invoice Processing Platform o WAWF. Sin embargo, estos esfuerzos por optimizar el e-procurment público no parecen suficientes ya que tal y como señala Gallo: “Si bien estos portales admiten formatos de factura electrónica, su capacidad de automatización es escasa. Los proveedores pueden enviar facturas a los portales de forma electrónica, pero las respuestas a las facturas y otros documentos solo están disponibles iniciando sesión manualmente. Esta falta de funcionalidad significa que las empresas no pueden aprovechar todos los beneficios de los procesos automatizados por lo que, en la mayoría de los casos, optan por administrar todo el proceso manualmente.”

La proliferación de formatos y plataformas de intercambio entre las distintas administraciones trae consigo la duplicidad de funciones y con ello de gasto público, además de dificultar enormemente el cumplimiento tributario de las empresas proveedores del gobierno. Por ejemplo, el gobierno federal, Federal Goverment, es el mayor comprador de bienes y servicios de los EEUU y procesa 19 millones de facturas al año de las cuales solo un 40% se gestionan de forma electrónica.

Todo ello pone de manifiesto, la necesidad de una estandarización de la factura electrónica a nivel estatal que optimice la gestión tanto del gobierno como de las empresas. De cualquier forma, si la necesidad de contar con un proveedor tecnológico capaz de integrar la información de los distintos interlocutores es cada vez más importante en cualquier negocio, lo es más si cabe, para las empresas tanto extranjeras como nacionales de los EEUU y muy especialmente en el contexto actual.

 

 

¿Le gustaría saber más?

Solicite información

También puede estar interesado en leer sobre...

Polonia hará obligatorio el uso de la factura electrónica B2B

La masificación comenzará de forma voluntaria en octubre de 2021 y de forma obligatoria a partir de 2023.

Cómo funciona el nuevo sistema de e-Reporting en Francia

Todas las claves sobre el eReporting, el nuevo sistema de reporte electrónico de información fiscal y contable en Francia.

La facturación electrónica será obligatoria para las empresas españolas

El gobierno ha publicado un anteproyecto de ley que exige la adopción de la factura electrónica.